118




Ahora, todo es silencio...
el sol enrojece
en el buche de la garceta




3 comentarios:

  1. Que afortunado por presenciar ese instante.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Karin. Sí que es uno de esos instantes que están llenos de magia. Gracias por asomarte y dejar tu huella en este blog.

      Eliminar
    2. Hola Alberto, descubro tu blog con alegría por mi afición al haiku y al haibun -estoy empezando- pero sobre todo por nuestra coincidencia en el amor al parque Isabel la Católica, ese maravilloso jardín en el que al anochecer las bandadas de garcetas vuelven al estanque. Por cierto matavilloso momento el que captas en tu foto haiku. Gracias por compartirlo.

      Eliminar

Seguidores